Esta entrada también está disponible en: Inglés

¿Cómo afectará a tu matrimonio los matrimonios del mismo sexo? Probablemente de ninguna manera. Pero esa es la pregunta equivocada. Pregunta: ¿cómo afectará a tus hijos?

Si se quieren dar un paseo por el futuro, los padres australianos deberían leer “All Of Us”, un recurso didáctico para niños de 7 y 8 años lanzado hace pocos días por la Coalición Australiana Escuelas Seguras (SSCA) y por Minus 18, “La mayor red australiana para la juventud LGBT”. Ésta cuenta con una gran cantidad de material de clase y videos mañosos para reducir el acoso a los estudiantes LGBTQI y la “heteronormatividad”- el “sistema de creencias” que la atracción hombre mujer es lo normal.

La SSC promueve “entornos seguros e inclusivos en las escuelas para los estudiantes, empleados y padres atraídos por el mismo sexo, los intersexuales y los de “genero diverso”. Está patrocinado por el gobierno australiano y, en Victoria, por el gobierno de Victoria, donde el Primer Ministro Daniel Andrews ha prometido poner en marcha el plan de estudios del SSCA en cada escuela gubernamental.

De momento, el SSCA ha inscrito a 478 escuelas con un total de 329.874 estudiantes y ha entrenado a 13.516 empleados. Estas son casi todas escuelas del gobierno – solo dos escuelas Católicas sistematicas y un puñado de escuelas independientes se encuentran representadas. Esto supone menos del 10 por ciento de los estudiantes australianos y el programa de “All of Us” es voluntario.

Sin embargo, si el matrimonio entre personas del mismo sexo se convierte en legal, es fácil imaginar que a todas las escuelas se les pedirá o serán objeto de presiones para que acepten estos materiales académicos.

 

La Participación de los padres

Tal vez la característica más inquietante del programa es la presunción de que los padres son irrelevantes. En los materiales de la SSCA los padres sólo se mencionan como posibles obstáculos para la elección sexual de un adolescente. En palabras de, Greg Donnelly, un miembro del partido Laboral de la Cámara Alta del New South Wales (NSW), esto es “imperdonable”. Recientemente escribió:

Lo que me gustaría saber es cuántos de los más de 460 directores de escuela que han inscrito sus escuelas al programa a través de un formulario descargable desde su página web han informado completamente a los padres de a qué van a estar ahora expuestos sus hijos y qué se les enseñara.

Los padres son los primeros educadores de sus hijos. Tienen el derecho absoluto a saber lo que se les enseña sus hijos en la escuela. Ya es hora de que se les informe por qué razón los directores, profesores y todo el personal contratado para introducir y propagar estos materiales pone a sus hijos en peligro

Ya que la mayoría de los padres desconocen lo que se les viene encima, estas son unas pocas pepitas de sabiduría para niños y niñas de 7 y 8 años

  • Siete videos producidos por Minus 18 para “All of Us” cuenta con atractivos jóvenes de entre 17 y 22 años quienes son lesbianas, varones transexuales, hembras transexuales, bisexuales e intersexuales. La explicación sobre su estilo de vida, es por decirlo suavemente, ingenua. Vivian, la bisexual de 17 años estudiante de bachiller en una escuela Católica, dice que esto significa “Conocer a una persona y poder decir, eres realmente amable conmigo y me gustas. Eso es lo que ser bisexual significa para mi”
  • Los niños pueden ser lesbianas, homosexuales, heterosexuales, queer o pansexuales. El mantra del programa es: “El género no es tan simple como ser varón o hembra.”
  • Si los niños objetan en clase que los jóvenes puede que no se sientan seguros de su sexualidad, se les debe decir que esa es la respuesta equivocada. “Se trata menos de que una persona se sienta segura que de que se sientan capaces de aceptar que es así como se sienten” dice el documento. “Puede que mucha gente joven sea reacia a hablar de la atracción de mismo sexo debido a presiones sociales y a la homofobia.”
  • Uno de los personajes en los videos, Nevo, es un niño transexual (ie, nacido niña) que quiere tener hijos. Eso no es imposible, dice el programa. “Hay muchas maneras diferentes de tener un hijo entre las que Nevo podría elegir dependiendo de su cuerpo, del cuerpo de su pareja, y de lo que desee. Esto incluye opciones como acoger o adoptar niños.”
  • A los niños de les anima a hacer una promesa: “Prometo ser un aliado porque creo que es importante que las lesbianas, los homosexuales, bisexuales, la gente transgénero e intersexuales se sientan a salvo e incluidos”

El plan de estudios de la SSCA en New South Wales está siendo implementado por la agencia de Planificación Familiar de NSW, la cual provee servicios para la salud reproductiva, abortos especiales. Sus propias hojas informativas y PFs son incluso más explicitas que las del material de “All of Us”

El punto esencial del plan de estudios de la SSCA es el siguiente: el sexo es para divertirse con tus amigos. Experimenta hasta que descubras con qué clase de sexo te sientes bien. La seguridad es el único límite. Los bebés son un molesto accidente. El matrimonio es irrelevante. Los padres no tienen derecho a interferir. El compromiso no tienen sentido. ¡Que te vaya bien!

Intelectual y moralmente la visión del sexo esta arruinada. Lo tratan como otra actividad de ocio en vez de cómo un profundo, apasionado y peligroso misterio de la existencia humana. ¿Qué derecho tienen los profesores a forzar esta ideología en impresionables niños de 13 y 14 años? ¿Cómo pueden justificar excluir a los padres?

 

Acoso

Tratando el acoso como una emergencia de salud pública. Cualquier tipo de acoso es inaceptable, pero la palabra está siendo usada por la SSCA como una cortina de humo

para introducir sus puntos de vista sobre la sexualidad. Según la SSCA, las estadísticas

muestran que una proporción significativa de los niños están siendo dañados por la homofobia, transfobia y bifobia (y por otras fobias por descubrir). Una piedra angular del argumento de la SSCA es que “tanto la investigación internacional como la Australiana muestra alrededor de un 10% de personas atraídas hacia personas de su mismo sexo, alrededor de un 4% son de género-diverso o transgénero, y alrededor de 1.7% son intersexuales.

Sin embargo, estas cifras son falsas. La fuente original para la desacreditada cifra del 10% es un libro escrito en 1948 por el sexólogo americano Alfred E. Kinsey. Incluso el Instituto Williams, un centro de estudios LGBT en Estados Unidos, dice que la cifra no supera el 3.5%. La cifra de la SSCA es tres veces superior. En el caso de los transgéneros, el Instituto Williams estimó que la cifra estaba entre el 0.1% y el 0.5%. La cifra de la SSCA es tanto como 17 veces superior.

Puede que la SSCA esté arrancando números en el aire para crear pánico sobre el acoso homofóbico en las escuelas. Estima que el 75% de los estudiantes atraídos por el mismo sexo sufren acoso; 75% de 10% es 7.5% de todos los estudiantes (un número significativo). Pero 75% del 3.5% es un 2.6% (apenas una crisis). La campaña anti-acoso puede ser una distracción para una no-existente emergencia. Es como movilizar el Ejército para ocuparse de una ola de robos de coches al Oeste de Sídney.

En cualquier caso, ¿en cuánta información sólida se apoya las declaraciones de una epidemia de homofobia? Puede que este basada sobre todo en anécdotas y en la extrapolación de datos inexactos. El programa de “All of Us” cita estadísticas sobre el comportamiento sexual de los adolescentes australianos en El Quinto Sondeo Nacional Sobre los Estudiantes Australianos de Secundaria y La Salud Sexual (2014). Sin embargo los autores del informe se quejaron sobre “la creciente dificultad para obtener la cooperación de las escuelas australianas” La participación fue tan baja que tuvieron que recurrir a sondeos poco fiables hechos en la Red. Esto, “podría haber afectado la generalización de los resultados”, admitieron

En Mayo al Ministro de Educación de NSW, Adrian Piccoli, se le pidió en el Parlamento enumerar tres de las principales razones del acoso. Respondió: “El Departamento de Educación y la Comunidades no recogen datos a un nivel sistémico de los presuntos incidentes de acoso en las escuelas.” Si hay una crisis,¿ donde están las estadísticas fiables?

 

Profesores Comprensivos

 Es extremadamente preocupante que los profesores apoyen tan completamente el plan de estudios de la SSCA. El responsable de la Asociación Australiana de Directores de Secundaria, Rob Nairm, lo ha elogiado como una poderosa contribución a los recursos de las escuelas “para celebrar la diversidad y promover las relaciones respetuosas”

La Unión Australiana de Educación, de la cual forman parte la mayoría de los profesores del gobierno, es firme partidaria del programa de la SSCA. Su propia, “Política de Orientación Sexual, Identidad de Género e Intersexualidad” exige un cambio radical en los planes de estudio.

Las Instituciones Educativas deben desarrollar e implementar estrategias para contrarrestar la discriminación por razón de sexo diverso, sexualidad y género, incluyendo la homofobia, bifobia, transfobia, heterosexismo y mono sexismo (sic)…

La sexualidad debe estar incluida en todos los planes de estudios que afectan a la salud y el desarrollo personal. Sexo diverso, sexualidad y géneros deben de ser normalizados y todos los estados y territorios necesitan desarrollar material que ayude a combatir la homofobia, bifobia y transfobia.

¿Qué debería hacerse con las instituciones educativas intransigentes, por ejemplo, escuelas Cristianas? Un reportaje del 2005 de la Universidad de Trobe, Writing Themselves Again que avala la investigación de la SSCA, afirmó sin tapujos: El Cristianismo continúa siendo el último bastión de la resistencia a lo que en el terreno legal y de la salud se considera parte normal de la sexualidad humana” La declaración política de la AEU pone la diana en aquellas escuelas que se niegan a cambiar: deben ser “condenadas por sus actitudes y enfoque discriminatorios”.

Partidarios del matrimonio del mismo sexo han arrastrado al Arzobispo Católico de Hobart ante el tribunal contra la discriminación de Tasmania por distribuir un folleto defendiendo el matrimonio entre un hombre y una mujer en escuelas Católicas. El responsable del Australian Marriage Equality (Igualdad Matrimonial en Australia), Rodney Croome, dijo que los estudiantes de las escuelas Católicas estaban siendo dañados y que la Iglesia no tiene derecho a “alistar a los jóvenes como los mensajeros de sus prejuicios”. En otras palabras, piensa que se les está lavando el cerebro.

En realidad, el lavado de cerebro ya está ocurriendo en cientos de escuelas alrededor de Australia: a los niños se les enseña que todas las expresiones de sexualidad tienen el mismo valor y que les llevarán a una vida feliz y plena. Si se legaliza el matrimonio del mismo sexo, ¿puede alguien dudar que todas las escuelas serán forzadas a enseñar el mismo mensaje, al margen de la fuerza con que se opongan los padres?

© de la traducción de Grupo de Estudios de Familia y Género

Puede leer la entrada original en MercatorNet